Cuando alguien no sabe comportarse, comúnmente se le cuestiona con la clásica pregunta: “¿no fuiste a la escuela?”, cuando la realidad es que el tener una buena educación, comienza primero desde casa.

Por esta razón te compartimos algunas normas que se deben aplicar desde la infancia y que servirán a tus hijos para toda su vida.

En el momento que se acuerden normas o reglas en casa, es indispensable que todos en la familia estén presentes, para que conozcan las razones de tomar esa decisión y también den su opinión.

Las reglas o normas nunca deben imponerse de forma arbitraria, siempre se debe dar una explicación de por qué se decidió a qué horas se debe pasear a la mascota o incluso los días en que cada integrante lavará los trastes.

Hay normas que no son negociables, como el respeto entre los miembros de la familia, en especial a los padres, ya que si los hijos no respetan a quien los trajo a esta vida, será difícil que obedezcan alguna otra autoridad.

Hacer la tarea a tiempo, comer en las horas que se estipulan o hacer la cama antes de ir a la escuela, son tareas básicas, pero si son cumplidas a cabalidad, podrían incluso ser motivo de una recompensa.

Si alguna norma no se cumple, los padres no deben insultar o incluso golpear a sus hijos, lo más adecuado es un castigo, como prohibir que tengan el fin de semana la tableta, la computadora o el teléfono celular.

Artículo creado con información de Educapeques.com